Cachorro de Triana







La madrugá atrás ha quedado
gran ambiente se respira,
los caballeros enlutados
con sus damas de mantilla,
cruzan apresurados
por el puente, hasta esta orilla
en la que Dios está expirando:
¡¡¡Viernes Santo en Sevilla!!!


El ansiado instante ha llegado,
hoy el sol brilla con fuerza,
mucho tiempo ha pasado
de la última vez que te viera
por sus rayos iluminando
tu gitana cara morena.
La larga espera ha finalizado,
¡¡¡el Cachorro ya está fuera!!!.

Mientras vienes escoltado
por toa la cava trianera,
se reúne en el Altozano
el resto de Triana entera,
y en la Capillita te está esperando
tu Madre, que anhela y ruega,
que tu tormento haya acabado:
mi Virgen del Carmen, la marinera.

Muy atrás quedó Castilla
reviras el Altozano
¡¡¡Ay Cachorro ya ves Sevilla
que por tí está suspirando!!!
pero antes, aquí en tu orilla
el sentimiento se vuelve canto
y al llegar a la capillita
al poeta oirás recitando:

“¡¡¡Cachorro, Cachorro mío!!!
cuando pasas por el puente…
hasta las aguas del río
se estremecen al verte”
como navegas entre el gentío
que hasta Triana viene
pa llevarte a tu Sevilla,
dónde el azahar florece
pa perfumar tu martirio
y el cielo que miras siempre,
queriendo darte el alivio
que tu tormento merece,
y tu mirar que se ha perdío
buscando paz desesperadamente

Y cuando atrás quede el postigo
y hasta la Cava regreses,
ya la vuelta de tu camino
oirás desde la corriente
ese cante con un quejío
de gitana fragua candente

 “¡¡¡Hay Cachorro, Cachorro mío!!!

cuando pasas por el puente…


José Mancera - José Miguel Mancera



Sabías que...

Babieca, el fiel corcel de Rodrigo Díaz de Vivar, el "Cid Campeador", fue un regalo del rey poeta de Sevilla, Almutamid, como muestra de agradecimiento a la defensa y protección prestadas por el Cid en en la batalla acontecida en la ciudad de Cabra, frontera del reino taifa de Sevilla, ante la ofensiva de su vecino rey de Granada en coalición con el noble castellano García Ordóñez.